Naturaleza y Rincones

Para aquellos que sientan algo al contemplarlos

He encontrado una de las familias “más ricas” del mundo

Posted by almoes en diciembre 25, 2009

Había anochecido hacía dos horas, era una noche oscura y sin luna, aunque solamente serían las 7 de la tarde. Estábamos en medio de ningún lugar, entre el Mar Muerto y la ciudad de Petra en Jordania. Viajábamos en una furgoneta 6 personas, dos matrimonios, el conductor y el guia local.

Yo, por desgracia estaba sufriendo todo el dia una indisposición estomacal, que me obligaba a bajarme de la furgoneta y a “mirar hacia el suelo”. En una de esas bajadas “obligadas” fue cuando aparecieron, en medio de una noche fría que invitaba poco a dejar el amor de la calefacción o el fuego. Al principo se acercaron dos niños entre siete y nueve años e inmediatamente apareció su padre.  Preguntaron con preocupación cariñosa que era lo que me sucedía, conseguí saber que decían gracias al guía.

Y entonces sucedió.

Lo primero que hizo ese beduino fue ofrecernos su misera jaima para hacerme una infusión de plantas silvestres que según él curaba los problemas de la “barriga”. Esa familia, sin conocernos nos estaba ofreciendo un poco de ese casi nada que poseían. No salíamos de nuestro asombro, todavia quedaban personas así en este mundo. Estabamos delante de una de las familias más ricas del mundo. Ya que poseían el mayor tesoro del mundo, como es el Amor y el compadecimiento de los males de los demás.

Yo me sentí misero y miserable, aunque dentro de mi miseria intenté corresponder con lo que llevaba en los bolsos, chucherías y algo de dinero, que al principo rechazaban diciendo que lo único que les preocupaba era que si me iba encontrando mejor. Al final conseguimos que lo aceptaran. Sobre todo las chucherías de los niños. A su esposa no la conocimos debido a las costumbres del lugar, pero creo poder afirmar que también sería una mujer bastante ” más rica” que nosotros.

Después de recuperarme un poco, partímos hacía nuestro destino, con una lágrima deslizándose por nuestras mejillas, pero no de pena; sino de envidia y felicidad de haber conocido a esa familia. Que dificilmente sabremos quienes son, pero que nos dieron parte de su tesoro, su Amor.

Les fuimos dejando atrás, pero habían dejado una profunda marca. Seguimos camino para seguir viviendo en un mundo de envidias, pisotones, rencores, etc. Un mundo donde nuestras miserias nos impiden pensar en los demás. Donde creemos poseer algo; pero no nos damos cuenta que nos va faltando cada vez más lo mas important: El Amor a los demás.

Por eso me sentí tan pobre y miserable, ya que soy uno mas dentro de las miserias del mundo.

Una familia beduina había querido compartir ese casí nada que poseían, con alguien que no conocían, pero que que creían que lo necesitaba. Eso sí que es ser ” rico”.

No les importó en que Dios creíamos, si éste era el suyo u otro distinto; porque ellos llevaban al Gran Dios dentro de sus corazones.

¿No les parece que tuvimos la suerte de encontrarnos con una de las familias “más ricas” del mundo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: